La mente debe estar a disposición del hombre

¿Qué disposición debería tener nuestra mente?

La mente humilde sirve al hombre
La Biblia dice que la mente debe funcionar con la humildad*  del diafragma humano

La mente debe estar a disposición del hombre. No el hombre al servicio de su mente.

¿Por qué la mente debe tener esta disposición?

Porque cuando está a disposición del hombre, quedará en paz con él y este con su prójimo. Pero cuando el hombre obedece a su mente, será esclavo de esta y este de su prójimo.

¿Cuando estará el hombre sujeto a la voluntad de la mente? 

Toda vez que la sobre-valore, la aleje del corazón y crea que debe obedecer todo lo que dice.

También, cada vez que siga su lógica auto-centrada, una que olvida la moderación altruista del alma. Actitud que está en la raíz de todos los dolores, cegueras y sufrimientos humanos.

¿Cuando quedará la mente a disposición del hombre?

Siempre que se mantenga en su lugar, plenamente unida a la moderación de su humanidad y origen divino.  

Desde esta unidad la mente dejará su estado de auto-importancia, conflictos y oscuridad, experimentando uno de colaboración, iluminación y paz. Con humildad la mente colaborará con el hombre y no le exigirá a este, su servicio.

 

¿Qué dice la Biblia sobre la disposición de la mente?

En Filipenses 2:3 responde diciendo:

«Que nunca los impulse un espíritu de contienda. Tampoco uno de arrogancia, al contrario, consideren con humildad mental que los demás tienen cualidades superiores a las de ustedes»

Filipenses 2:3 de acuerdo al sentido más amplio del idioma original puede leerse así:

Nunca insistan en sus argumentos o creencias, pensando que son mejores que los de los demás. Al contrario, desde una mente centrada en lo profundo de su humanidad, valoren y aprecien las cualidades en que ellos son superiores a ustedes.

 

¿Qué podemos aprender de Filipenses 2:3?

Que desde el momento en que nuestra mente reconoce humildemente las cualidades y grandeza en otros, estará a disposición del hombre y del prójimo. Cosechará paz, contará con el favor de los demás y recibirá una gloria que nunca buscó.

Sin embargo, cuando cree tener la razón, dejará de ver las cualidades en los demás y estará al servicio de sí misma. Cosechará conflictos, dolores, estrés y no recibirá el favor o la gloria que busca en los demás.

Así, al desplegar la capacidad para reconocer con regularidad lo bueno en los demás y en las situaciones de la vida, demostrará si nuestra mente está centrada o adelantada. Si está mirando desde su posición humana funcional o está adelantada disfuncionalmente, fuera de ella.

 

Entonces, ¿por qué nuestra mente debería estar a disposición del hombre?

Porque cuando la mente está genuinamente a disposición del hombre, volverá a su origen, estará contenta, tranquila y en paz. Disfrutará de claridad e innumerables beneficios físicos, emocionales y espirituales. 

Pero cuando busque su propio beneficio, quedará fuera de su estado natural. Esto la dejará a oscuras, se estresará, afectará, perderá su paz y a sus amigos, sin entender por qué.

 

La mente debe estar a disposición del hombre – Video

 

Comenatrios adicionales sobre la actitud de la mente

¿A qué apunta la palabra griega para humildad?

La palabra griega para humildad «tapeino.phrosune» se relaciona con el diafragma, el músculo ubicado en la parte trasera de la caja torácica. Uno que opera en segundo plano,  sin que lo percibamos. Pero que hace posible la respiración humana que sostiene la vida, incluso la del diafragma. 

De forma parecida, la cooperación continua, modesta, centrada e inamovible que presta el diafragma a los pulmones, el corazón y el resto del cuerpo, simbolizan la clase de cooperación que la mente debería desplegar siempre para que el resto de su humanidad; el alma, el corazón figurado y la mente misma, se mantengan con salud emocional y espiritual completa.

Y tal como el diafragma se mantiene siempre centrado y con modestia en su posición natural, la mente debería mantenerse siempre centrada con humildad y en plena cooperación, al servicio del hombre. Porque esto la mantendrá a ella en equilibrio mental y emocional.

¿Qué debemos tener presente para usar nuestra mente así?

Para que la mente opere a semejanza del diafragma, debemos soltar nuestro pensar y las ideas resultantes. Manteniéndolo así, en segundo plano. Sin que se note. Priorizando la plena colaboración y unidad con el espíritu, más que la individualidad de un pensar que nace de nuestro propio impulso. Efesios 4:1-6

Para esto es necesario no tomarnos muy en serio nuestro pensar. Porque de hacerlo, el proceso de unidad y colaboración se interrumpirá. Esto a su vez impedirá que la mente cuente con las cualidades espirituales que fluyen desde el espíritu. Cualidades que son indispensables para que esté plenamente lubricada y protegida.