Frases de inspiración sobre la comunicación, oir ver y hablar

 ¿Qué necesitamos saber sobre la comunicación?

Frases sobre comunicar oir ver hablar - Frases de inspiración sobre la comunicación, oir ver y hablar
Lo que es la comunicación: primero oír y ver, luego hablar

Para relacionarnos a plenitud con los demás, e incluso con nosotros mismos, necesitamos saber sobre la comunicación. De esta manera, cuando entendamos lo que es, cuál es su propósito y qué se requiere para alcanzar una comunicación plena, será más fácil comunicarnos. 

¿Que implica la comunicación?

Como lo define su etimología, comunicar viene de la palabra latina «communicare», que significa “compartir con otros”. Por esto, la verdadera comunicación, requiere dar de lo que tenemos y recibir de lo que los demás tienen. Así podremos compartirlo y experimentarlo en conjunto.

¿Qué logra estar comunicados con los demás?

Logra algo vital para nuestro bienestar emocional. ¿Qué es esto? Alcanzar unidad y buenas relaciones con los demás.

¿Qué necesitamos lograr primero?

Sin embargo, para lograr este propósito necesitamos en primer lugar, comunicarnos con la persona más cercana que tenemos: ¿Cuál es esta?  Nuestra propia humanidad

¿Que se requiere para estar bien comunicados?

Se requiere escuchar, observar y hablar con cierta disposición específica. Porque aunque estos tres aspectos son necesarios, no son suficientes. Porque si fuera solo por ellos, todos gozaríamos de plena comunicación. Sin embargo, sabemos que no basta.

¿Qué se requiere entonces para comunicarnos?

Para comunicarnos a plenitud se requiere un equilibrio entre el oír, ver  y hablar. Sin este equilibrio no alcanzaremos el verdadero propósito de la comunicación. Por esto, las frases sobre comunicación que iremos agregando a continuación, tienen como meta despertar nuestras facultades para alcanzar este balance vital.

 

Frases sobre la comunicación oír, ver y hablar

¿Cuándo el escuchar abrirá o cerrará la comunicación?

Cuando escuchamos desde el corazón, se abrirá la comunicación. Cuando escuchamos desde la mente, probablemente se cerrará.

¿Por qué pasamos por la vida sin verla ni apreciarla?

Porque los ojos que ven y aprecian no son los de la mente, que usamos con frecuencia, sino los del corazón, que usamos rara vez. 

¿Qué significa obedecer?

Obedecer significa observar sin agregar ni quitar a lo observado. Es un ejercicio que tranquiliza la mente y la vuelve a su lugar en el alma.

¿Qué implica escuchar?

Escuchar implica recibir desde la genuinidad consciente del corazón y no desde el análisis superficial e inconsciente de nuestros pensamientos. En el primer caso recibiremos o escucharemos. En el segundo caso, interpretaremos, pero no escucharemos.

¿Por qué miramos sin ver y oímos sin escuchar?

Porque cuando escuchamos y prestamos atención primero a nuestros pensamientos, no escucharemos ni captaremos lo nos dicen los demás. 

¿Por qué no es fácil ver y apreciar las bendiciones?

Porque cuando estamos centrados en problemas, tendemos a no ver nuestras bendiciones. Y cuando estamos sin problemas, tendemos a darlas por sentadas y no valorarlas.

¿Cuál es el peligro de retener la paja del ojo ajeno?

Es peligroso retener la paja del ojo ajeno. Porque bastará una chispa para que la acumulación de esta se inflame y nos queme.

¿Qué dos maneras de mirar la vida existen?

Cuando miramos las situaciones de la vida solo desde la mente, seremos encandilados e impactados por estas. Cuando miramos desde el corazón, las aceptaremos y será más fácil sobrellevarlas.

¿Por qué escuchar con plena atención es mucho mejor que escuchar tratando de analizar a la vez?

Porque cuando escuchamos con plena atención, veremos las cosas con mayor claridad, tal como son. Pero cuando escuchamos tratando de analizar, veremos las cosas como nuestro análisis nos dice que son. No alcanzaremos una plena comunicación. 

¿Qué impide que veamos el valor de los demás?

La vida y las personas son mucho más valiosas de lo que aparecen a simple vista. Es solo nuestra mente, que por centrarse en las apariencias, deja de ver el verdadero valor de estas. Así tampoco alcanzaremos una comunicación plena. 

¿Desde donde escuchamos a plenitud?

El oír lo hacemos con la mente, el escuchar con el alma completa.

¿Qué beneficio tiene mirar desde el corazón?

La única forma de ver con verdad es desde el corazón. La mente no verá con verdad, solo con su imaginación.

¿Cuándo entenderemos a los demás?

Para entender la verdad de cualquier persona o situación debemos escuchar. No desde la mente sino desde el corazón.

¿Qué necesitamos para ver y escuchar?

Para escuchar, necesitamos destapar nuestros oídos. Para ver, destapar nuestros ojos.

¿Cuál es la única forma de percibir con plenitud?

No escucharemos ni veremos cuando lo hagamos desde la mente. Esto es solo posible usando todos los sentidos desde el alma completa.

¿Por qué nos cuesta ver la esencia de las personas?

Si vemos solo las apariencias y no la esencia, es porque miramos desde nuestra apariencia y no desde nuestra esencia.

¿Cuándo nos servirá el escuchar?

El escuchar, si es un ejercicio del alma completa, nos iluminará y mostrará el camino. Si es solo un ejercicio de la mente, nos dejará a oscuras y a veces sin salida.

¿Por qué es mejor mirar desde el alma completa y no desde la mente?

Cuando miramos desde el alma completa disponemos de toda nuestra humanidad. Cuando miramos desde la mente, disponemos solo de ella. No lograremos una comunicación plena. 

Escuchar con sinceridad, ¿nos obliga a aceptar lo que escuchamos?

Escuchar atentamente lo que otros digan, no nos obliga. Es una muestra de respeto y deseo de entender sus dichos, no de aceptarlos.

¿Cuándo edificará nuestro hablar?

Cuando el hablar nace del escuchar desde la plenitud del alma, alcanzará la justicia de Dios. Cuando proviene de nuestras creencias intelectuales, alcanzará solo la nuestra y no edificará a los demás.  

¿Cuándo veremos solo las diferencias?

Cuando no apreciemos las semejanzas solo veremos las diferencias.

¿Cuál es el peligro de enfocarnos en las apariencias?

Cuando nos centramos en las apariencias, no percibiremos la importancia de la verdad y del espíritu. Pero cuando nos centramos en la verdad y el espíritu, veremos la poca importancia de las apariencias.

¿Importa si agregamos o quitamos a lo que escuchamos?

Si importa. Porque podemos escuchar con integridad, sin agregar ni quitar nada. También podemos agregar o quitar a lo escuchado, pero habremos perdido la integridad.

¿Cuán importante es el silencio?

Sin silencio no existiría el sonido, porque el silencio contiene al sonido pero el sonido no contiene al silencio.

¿Cuántas formas de escuchar hay?

Hay solo dos formas de escuchar. Lo que escuchamos desde la mente y lo que escuchamos desde el corazón.

¿Cuán necesario es el silencio para la comunicación?

Aun sin sonido, podemos comunicarnos. Pero sin silencio, no nos comunicaremos.

¿Qué poder tiene nuestro enfoque?

Si nos centramos en lo peor de nosotros, será fácil centrarnos en lo peor de los demás. Pero si aprendemos a sacar a luz nuestra humanidad, podremos hacer lo mismo con los demás.

¿Cuál es el origen de la verdadera comunicación?

La verdadera comunicación fluye del aprecio y del amor. No de la argumentación y del debate.

¿Cuándo miraremos realmente?

Cuando entendamos que mirar no solo es ver con los ojos. Es entender desde el corazón.

 

A  Frases de inspiración