La reflexión del día, un incentivo para preparar nuestro corazón

La reflexión del día puede darle mayor sentido a nuestro día

Reflexión del día 150x153 - La reflexión del día, un incentivo para preparar nuestro corazón
Reflexión del día, un estímulo para el día

¿Cuándo nos beneficiará la reflexión del día?

 Cuando dejemos un espacio en nuestro corazón para meditar en la reflexión del día. Sin importar si es en la mañana, en la noche o en cualquier otro tiempo apropiado. Porque en ese caso tendremos a nuestra disposición la motivación necesaria para encauzar ese día con mayor sentido y propósito. 

¿De dónde viene la motivación?

No viene de la reflexión del día. Viene de nosotros que reflexionamos sobre la reflexión. Por esto, debemos preparar nuestro propio corazón para probar por nosotros mismos, en nuestros corazones, la operación de la fuerza de vida que llevamos dentro. Romanos 12:2

Así, este impulso a su vez, nos motivará a tomar mejores decisiones y acciones que le darán mayor valor al día. De esta manera, no será uno sin sentido, sino un día que contribuirá a nuestro bienestar emocional y espiritual.

Nos permitirá contrarrestar la presión diaria que tiende a sacar nuestra mente de su posición natural dentro de nuestra estructura humana. Esto evitará que seamos afectados emocionalmente. 

¿Qué temas incluirán las reflexiones del día?

Incluirá reflexiones breves de diferentes tópicos que tienen como propósito apelar a las cualidades que todos los humanos tenemos disponibles en nuestro corazón figurado. Entre estas se encuentran los pensamientos, el corazón, las cualidades innatas, etc.

Reflexión del día: sobre los pensamientos

¿Es saludable creer nuestros pensamientos?

Con frecuencia creemos lo que pasa por nuestra mente. Suponemos que sí lo pensamos es porque debe ser verdad.

Sin embargo, creer nuestros pensamientos equivale a bajar las cortinas de la mente. Ya no veremos a los demás y los hechos tal como son, solo nuestras creencias acerca de estos.

¿Cuál es la solución a situación? Darnos cuenta que nuestras creencias son solo creaciones mentales de nuestro origen.

Este reconocimiento levantará la cortina y podremos ver nuevamente la vida tal como es.

¿Tomar o no tomar los pensamientos?

La palabra inglesa “apprehension” significa tomar, agarrar, sujetar o entender desde el intelecto. Una acción que con frecuencia resultará en aprensión o inquietud.

Este estado a su vez producirá un bloqueo mental, errores de percepción y emociones negativas como el temor y la ansiedad.

Así, esta definición nacida el siglo 14, revela con gran exactitud lo que sucederá cuando solo usamos el intelecto para entender.

¿Qué sucederá? Nuestra mente al estar con aprensión se sujetará con fuerza a las ideas que forma. Las hará suyas y no considerará el cuadro más amplio y positivo que siempre nos entrega el corazón.

En este estado no solo quedaremos a ciegas, sino que seremos bloqueados y engañados por nuestros propios pensamientos.

¿Debemos tomar siempre todos nuestros pensamientos?

No, porque como regla, la fruta no se come verde, sino madura. De forma similar, los pensamientos tampoco deberían tomarse verdes, sino maduros.

Porque si sacamos la fruta del árbol antes de tiempo, estarán verdes. Y si tomamos rápidamente los primeros pensamientos que cruzan nuestra mente también. ¿Por qué razón?

Porque nuestra humanidad completa, es como un árbol. Y la fruta madura es el resultado de la colaboración de todo el árbol, no solo de sus ramas.  

Por esta razón cuando los pensamientos proceden de la plena cooperación y unidad de la mente con el resto de nuestra humanidad, estarán maduros y completos. Nos sentarán bien.

Pero cuando proceden solo del proceso unilateral de las “ramas” del razonar mental, uno que no incluye todo nuestro ser, los pensamientos serán incompletos y nos causarán indigestión mental y emocional.

¿Cómo enfrentar y solucionar las dudas?

Las dudas con frecuencia dividen el alma. Esta división nos roba tiempo, tranquilidad y nos deja paralizados.

La solución que muchos intentan sin éxito es tratar de conciliar las diferentes alternativas opuestas que plantean las dudas.

Pero una solución mucho más sencilla y efectiva es solo reconocerlas y dejarlas reposar un tiempo. Sin tocarlas, ni analizarlas.

Esta pausa mental nos dará perspectiva y sacará la mente de su atasco conceptual. Esto abrirá el espacio para que aflore la perspectiva sabia del corazón.

Con esta ayuda orientadora veremos sin falta, la opción correcta. Así nos habremos librado de la parálisis que producen las dudas.

Reflexiones sobre la felicidad

¿De qué depende la felicidad o miseria?

Para muchos pareciera que la felicidad y la miseria depende de las circunstancias.

Pero estas dependen de una decisión. Una que nace de nosotros.

Porque sin importar las circunstancias, podemos elegir las respuestas a ellas.

Para elegir la miseria solo debemos hacernos víctimas de las circunstancias.

Para elegir la felicidad.solo debemos entender que esta proviene de nuestro interior, sin importar las circunstancias.

Porque sin importar lo que pase, la felicidad siempre está presente con nosotros, fluyendo desde nuestro interior.

Por esto, tenemos la capacidad para ser felices, sin importar los problemas. Solo debemos elegirla.

Reflexión del día sobre la mente

¿Dónde está nuestra mente?

Nuestro cuerpo está siempre con nosotros, acompañándonos. También el aire que respiramos está siempre presente en nuestros pulmones.

De la misma forma, la chispa de vida está siempre impulsando fielmente nuestro corazón, segundo a segundo.

De hecho, casi todos los componentes de nuestra humanidad están colaborando y apoyándonos fielmente.

¿Cuál es la única excepción?  
La mente. Con frecuencia está fuera de nosotros. Desfasada del espíritu de colaboración del cuerpo. En un futuro o pasado imaginado, pero rara vez en el presente, cooperando con nuestra esencia humana. 

¿Cuál es el resultado de este desfase mental? 
Un estado de tensión, de conflicto y de ansiedad. Primero con nosotros y luego con los demás.

¿Cuál es la solución?  
Volver la mente al presente, para colaborar altruistamente con nuestra humanidad. Si lo hacemos, alcanzaremos unidad con nosotros y con los demás.

Reflexión del día sobre las actitudes

¿Importa en que nos enfocamos?

Si importa. Porque si enfocamos en lo que está mal o en lo que falta, todo nos parecerá que está mal o que falta.

Este enfoque nos impedirá ver lo que sí está bien y lo que sí está siempre a nuestra disposición.

A su vez, centrarnos en lo negativo afectará no solo nuestro ánimo sino también nuestras decisiones.

Y las decisiones a su vez afectarán nuestro destino y futuro. 

Por esto, la próxima vez resistamos la tentación de centrarnos en lo negativo. 

Enfoquemos en lo bello positivo, porque estaremos moldeando nuestro ánimo, decisiones y futuro.

Reflexión del día: sobre las emociones

¿Nos conviene analizar las emociones negativas?

No. Porque aunque parece muy justificado hacerlo, no nos conviene analizar ese tipo de emociones. 

Todo lo que necesitamos es reconocer los temores o dudas que vayan surgiendo de improviso en la mente. Nada más.

Porque seguir pensando en ellas o tratar de buscar el por qué, no las disipará, sino que las hará parecer mas grandes de lo que son. Llenando el espacio mental, sin dejar lugar para el fluir del corazón.

¿Cuál es una mejor opción? 

Sencillamente, no luchar contra ellas. Solo aceptarlas como un aviso que nos da nuestro sistema de que la mente está en ese momento alejada de las cualidades moderadoras del corazón.

Este reconocimiento les quitará su poder, lo que dejará espacio para el fluir iluminador y apoyador del corazón.

De esta manera, este fluir iluminará y renovará la mente con perspectivas más amables y positivas sobre las mismas situaciones que nos afligían. Dándonos una paz mental que sobrepasará nuestros pensamientos inseguros. Filipenses 4:6,7

Reflexión del día: sobre el corazón

¿Por qué es bueno reconocer que no sabemos?

Porque cuando reconocemos con honestidad que no sabemos, dejaremos atrás el intelecto con sus creencias, temores y prejuicios.

Se abrirán las puertas del corazón y entraremos en una posición mental de aprendizaje con gozo.

Desde esta posición veremos detalles y situaciones que antes nunca habíamos visto.

Por esto, tendremos mayor capacidad para valorar las circunstancias y para ver la vida tal como es, no como pensamos que es.

Como en el caso de los niños, esta disposición nos ayudará a ajustarnos con mayor facilidad a todo lo que nos rodea.

Una actitud de gran sabiduría que con el tiempo dejamos de ladopero que deberíamos recordar e imitar. Nos será de gran beneficio.

Redescubramos el mayor de los dones

Los dones son habilidades o aptitudes que todos recibimos al momento de nacer.

Por esto, cada persona nace con dones específicos, habilidades que se hacen evidentes a temprana edad, como la capacidad para cantar o dibujar.

Sin embargo, la gran mayoría de los humanos dejó de usar el mayor de los dones, uno que todos, sin excepción recibimos al momento de nacer.

¿Por qué razón? Porque aunque todos lo manifestamos a temprana edad, empezamos a ahogarlo al identificarnos poco a poco con nuestros pensamientos y creencias.

¿Cuál es este don?

Es la capacidad de seguir la guía de la sabiduría innata que fluye desde nuestro corazón figurado.

¿Cómo redescubrirla esta sabiduría del corazón?

Soltando nuestras conversaciones y creencias mentales. En ese caso aflorará nuevamente esta guía innata en nuestra vida. Efesios 4:22-24

¿Qué fuerza usamos?

Todos los humanos estamos dotados de fuerza muscular, mental y espiritual.

Pero a pesar de contar con ellas, con frecuencia nos apoyamos en una fuerza que no recibimos sino una que construimos.

¿Cuál es esta? La fuerza de los hábitos.

En otras palabras, la fuerza de la costumbre. Una inclinación que nace de repetir con frecuencia una acción a través del tiempo.

Esta es una disposición, que sin importar si es útil o vana, siempre nos dejará limitados. ¿Por qué razón?

Porque nos mantendrá a un nivel rutinario y no nos involucrará plenamente en la vida.

Pero cuando dejamos que la fuerza del espíritu motive nuestras vidas, contaremos con una energía interior que siempre nos motivará y que sacará a luz lo mejor de nosotros.

¿Cuál es la mejor forma de recibir la vida?

La mejor forma de recibir la vida es desde la gran amplitud del corazón y no desde la estrechez de nuestras propias creencias mentales.

Por esto, recibamos la vida desde el espacio de tranquilidad que nos brinda el corazón, sin anteponer con rapidez nuestros propios pensamientos o ideas incompletas y limitadas.

Porque al seguir este orden, la sabiduría innata implantada en el corazón, a diferencia de la que grabamos en nuestra memoria, aflorará y nos guiará.

Lo hará a través de emociones nobles, siempre vivas, que nos orientarán con claridad por un camino seguro. Uno que nos motivará a actuar y decidir de forma sabia. 

Esta disposición resultará en paz y felicidad para nosotros y los que nos acompañan. Proverbios 3:5,6

Enfoquemos desde el corazón, no desde los pensamientos

Enfocar es un poder que tenemos siempre a nuestra disposición. Una capacidad que nosotros decidimos usar o no.

Así, podemos decidir enfocarnos en nuestros pensamientos o más allá de ellos.

Cuando enfocamos nuestros pensamientos, estos adquirirán una importancia desmedida, dificultando nuestra visión objetiva de la vida. Ya no la veremos tal como es, sino como pensamos que es.

Sin embargo, cuando nos enfocamos más allá de ellos, los pensamientos dejarán de tener importancia, se harán invisibles.

De esta manera, ya no veremos la vida a través de ellos, sino desde el corazón.

En esa condición la vida aparecerá en toda su belleza. Una que jamás apreciaremos en toda su plenitud cuando la observamos desde nuestros pensamientos.

¿Quiénes somos realmente?

No somos los pensamientos de nuestra mente.

Tampoco somos las memorias y los recuerdos que tenemos guardados en ella.

Ni siquiera somos la imagen mental que construimos y almacenamos desde nuestra juventud en ella.

Porque los pensamientos, la imagen y las memorias solo forman parte de un tejido de una pseudo identidad.

Una personalidad frágil e insegura. Que sin darnos cuenta antepusimos a nuestra genuina y poderosa identidad humana.

¿Quiénes somos realmente?
Somos seres humanos, cuya identidad proviene de la genuinidad más profunda del corazón.

Una que por ser un reflejo de nuestro origen divino, nos viste de cualidades incorruptibles que nos renuevan día a día. Efesios 4:22-24

Rflexión del día: sobre el hoy

¿Cuál es el día más importante de la vida?

El día más importante de la vida es el hoy, no el mañana. Porque hoy estamos vivos y disponemos del espacio y del tiempo necesario para experimentar el don de la vida.

Además, solo hoy tenemos la oportunidad y responsabilidad única de poner las manos en el volante de la vida para encauzarla en una dirección que nos traerá muchas bendiciones.

Porque este mismísimo día nos da la gran oportunidad de valorar con aprecio todo lo que recibimos y expresar amor genuino a los demás.

Además, hoy podemos sembrar el fruto del mañana para nunca padecer carencias.

Así hoy es el día más importante de todos. Es el día de los días. No hay otro que se le iguale.

Si nos mantenemos despiertos a su enorme valor y oportunidad, lo usaremos de toda alma y nuncanos faltará nada.

Reflexión del día: sobre el amor

Amemos al prójimo como a nosotros mismos

Todo lo que damos a los demás lo recibimos primero nosotros.

Así, si amamos u odiamos a nuestro congénere, nos amamos y odiamos a nosotros primero.

De hecho, no podemos dejar de experimentar lo que entregamos a los demás. Estamos indisolublemente conectados con ellos.

Esta dinámica aplica incluso, cuando nuestro amor u odio no es abiertamente expresado hacia los que nos rodean.

Por esto, nuestra mejor opción es amar y edificar al prójimo siempre. Porque al hacerlo, sinimportar la respuesta de los demás, seremos beneficiados por el altruismo desplegado. Romanos 13:10

Esperemos todo, como lo hace el amor

A veces enfrentamos dificultades vez tras vez. Cuando estamos bajo estas circunstancias pudiéramos concluir que ya no vale la pena perseverar.

Pero lo que podemos recordar durante este período es que el amor «todo lo espera«.

En otras palabras, el amor nunca saca conclusiones finales negativas sobre la vida o las dificultades.

Siempre espera lo mejor. Siempre asume que las dificultades se acabarán y que tendremos la fuerza y la ayuda para soportarlas.

Por esto, cuando estemos sufriendo dificultades, recordemos que el amor nos dará la disposición y el apoyo para seguir adelante porque es una cualidad que «todo lo espera». 1Corintios 13:7

El conocimiento separa pero el amor unifica

El conocimiento aunque necesario, no sirve para toda faceta de la vida. Tiene  un factor divisivo que tiende a desunir. 

Porque la calidad, la cantidad y la forma de interpretar el conocimiento, difiere de persona en persona. Al grado que la mayoría está convencida de que su forma de ver ese conocimiento es el correcto. 

Estas diferencias mentales son las que producen las vallas que bloquean la comunicación y la paz entre las personas.

Pero el amor, la paciencia y las demás cualidades semejantes, son comunes y conocidas por todos los humanos. Son innatas, porque todos las recibimos como derecho de nacimiento.

Por esto, cuando con sinceridad damos al amor prioridad sobre el conocimiento, alcanzaremos unidad y paz. Todo esto sin importar el conocimiento que tengamos. 

Porque el amor es un vínculo de unión “perfecto” o completo. Colosenses 3:14.

Reflexión del día: sobre el ego

¿Qué es el ego y cómo reducir su influencia?

El ego es un conjunto de ilusiones que la mente proyecta desde sus pensamientos y que llegamos a creer como si fueran ciertas.

Estas creencias ilusorias pueden ser frágiles como pompas de jabón, que se deshacen apenas chocan con la realidad de la vida.

Pero también pueden ser tan fuertes como las barras de una cárcel. Unas que con frecuencia usamos para aprisionar a otros, pero especialmente a nosotros.

¿Dónde está la diferencia? 
La diferencia está en el apego que manifestemos a las ilusiones mentales que creamos con nuestros pensamientos.

Así, a mayor apego a nuestros pensamientos, mayor será la influencia que tendrán sobre nosotros.

¿Cómo podemos reducir la influencia del ego?
Principalmente reconociendo que estas proyecciones son solo ilusiones mentales. Pensamientos que nosotros mismos inventamos y que luego llegamos a creer.

Si los reconocemos de esta forma perderán el agarre que tienen sobre nuestras vidas.

Reflexión del día: sobre la fe

¿Qué es fe y por qué es tan valiosa?

Fe es la certeza de la esperanza. Una certeza que nace desde las cualidades del corazón, no desde el razonamiento intelectual.

Debido a este origen, la fe es una experiencia viva, que nos deja convencidos de que lo que esperamos es ya una realidad. Porque en nuestro corazón es ya real. 

Así, desde la fe sabemos, sin ningún asomo de duda, que lo que esperamos  se cumplirá.

De esta manera, en la fe no adelantamos la mente con ansiedad o suspenso.

Más bien, en esta, la mente descansa confiada en el presente, sabiendo que la esperanza sin falta se hará realidad. Porque ya es realidad en nuestro corazón. Marcos 11:23

Por esto, podemos comparar la fe a un ancla. Una que sujeta nuestra mente frente a las tempestades de la vida, dándonos, seguridad con estabilidad mental y emocional. Un valor incalculable. Hebreos 11:1

Reflexión del día: sobre estar presentes

¿Por qué estar presentes a la vida?

Porque esta presencia nos dará un estado de satisfacción y felicidad profunda y genuina  que ningún dinero puede comprar.  

El diccionario dice que “estar presentes” es “estar delante de algo o de alguien”.

Pero, ¿qué determina si realmente estamos presentes a la vida? No solo nuestra presencia corporal, sino la actitud de mente y corazón que manifestemos.

Porque si estamos presentes en cuerpo, pero ausentes en mente y corazón, no estaremos presentes. Tampoco recibiremos los deleites que nos ofrece la vida.

Por esto, para recibir los tesoros invaluables de la vida, estemos presentes a ella, con toda la mente y todo el corazón. Ahora, no mañana, porque ya será demasiado tarde.

Porque si lo hacemos ahora, segaremos un estado de contentamiento profundo. Uno que nadie nos quitará.

Temas relacionados con las reflexiones del día

 

De  Reflexiones del día a  > Reflexiones de motivacion