Reflexiones de motivación cortas sobre la felicidad

La felicidad, lo que es y lo que se requiere para vivirla y hacerla realidad

Felicidad qué es y cómo recibirla - Reflexiones de motivación cortas sobre la felicidad
La felicidad, qué es y cómo recibirla

Idea central: Alcanzar la felicidad es el objetivo de muchas personas. Sin embargo pocos entienden lo que es y lo que se requiere para obtener y disfrutar de esta experiencia humana. El artículo a continuación dará una breve reseña de lo que necesitamos captar o entender para alcanzar este estado. 

¿Qué es la felicidad y cómo se manifiesta?

La felicidad es un estado de bienestar innato que fluye desde nuestro interior. Se manifiesta por medio de un conjunto de emociones agradables y gratas. Estas van desde la paz y bienestar, hasta el contentamiento profundo relacionado con el gozo y el aprecio.

La felicidad es el resultado de la fuerza de vida que opera en todos nosotros. Una que no depende de las circunstancias externas. Tampoco del razonamiento intelectual. Más bien aflora cuando sintonizamos la mente con nuestra humanidad, al centrarnos en lo bueno que está siempre con nosotros y con los demás.

¿Cuán disponible está la felicidad?

Está siempre disponible. Porque al ser una cualidad natural del corazón figurado, fluye sin parar desde nuestro interior. Desde ahí podemos experimentarla sin importar las condiciones externas que estemos enfrentando.

Sin embargo, ¿quiénes pueden impedir este proceso?

Los únicos que podemos impedir que este fluir, que procede de nuestro interior, beneficie la mente, somos nosotros. De hecho la mayor parte del tiempo, sin entenderlo, lo bloqueamos. ¿Por qué? Porque debido a usar al pensar habitual, mantenemos nuestra mente fuera de sincronía con las cualidades del corazón, la fuente de felicidad. Proverbios 4:23

¿Qué se requiere para experimentar la felicidad?

Sin embargo, para que la felicidad aflore y disfrutemos de ella, necesitamos sintonizar nuestra mente con la frecuencia y el tiempo del corazón. En ese caso, esta saldrá a flote en nuestra vida, aunque las situaciones externas no sean las mejores. Pero, ¿cuál es la frecuencia y el tiempo del corazón? Veamos las respuestas a continuación.

¿Cuál es la frecuencia del corazón que debemos sintonizar para ser felices?

La frecuencia del corazón figurado con la cual armonizar nuestra mente es el altruismo. En otras palabras, la disposición a centrarnos más allá de nosotros, con el deseo sincero de colaborar y escuchar a los demás. Sin esperar reconocimiento por ello.
El altruismo, la disposición para centrarnos más allá de nosotros, con el deseo de colaborar sin esperar aplausos, está en la raíz de la felicidad. Clic para tuitear

¿Por qué desplegar altruismo sincronizará la mente con el corazón?

Porque al centrarnos con sinceridad en el bienestar de los demás, sin que la mano derecha sepa lo que hace la izquierda, la mente volverá con naturalidad a su posición original de cooperación. Mateo 6:3

Y al volver a su lugar con una actitud de colaboración altruista, la mente estará demostrando las mismas cualidades del corazón. En ese estado de sintonía emocional mutua experimentaremos las cualidades que producen la felicidad.  

¿Cuál es el tiempo del corazón con el cual sintonizar la mente?

Ese tiempo de sintonía es el ahora. El momento presente. ¿Por qué? Porque las cualidades del corazón figurado, entre las que está la felicidad, solo fluyen en el presente. Por esto la mente debe mantenerse en este espacio para ser feliz.

Para ser feliz, la mente debe mantenerse en el presente, porque, como cualquier fuerza o energía, la felicidad fluye solo en este espacio. Clic para tuitear

Lamentablemente, nuestra mente le tiene alergia al ahora. Tiende a «hacerle el quite». Porque al volver al presente perderá su protagonismo. Por esto, prefiere permanecer en el pasado o buscar la felicidad en el futuro. Pero nunca volver al presente, donde están disponibles las cualidades que la hacen posible.

Por esto ¿cómo sintonizamos la mente con el tiempo del corazón?

Para sintonizar o volver la mente al tiempo del corazón, debemos dejar de lado el mal hábito del pensar habitual cuya característica principal es el analizar.desde una posición mental auto.centrada. Una que no incluye las cualidades moderadoras del alma. Así este pensar analítico toma diversas formas mentales como el criticar, juzgar, proyectar, concluir, proyectar, discutir, etc. Ninguna de estas nos dará felicidad.

¿Por qué analizar es un hábito que bloqueará la felicidad?

Porque el análisis mental solo puede llevarse a cabo cuando la mente está  desfasada del presente y alejada de las cualidades humanas. Así, este razonar auto-centrado, nos apartará de nuestra humanidad y nos sacará del ahora, desde donde fluyen y operan estas cualidades. Además, los frutos del análisis mental ocuparán todo el espacio mental disponible y ya no habrá lugar para que estos atributos, impulsen y beneficien la mente con felicidad. Efesios 4:23

¿Cómo podemos dejar de lado las malas consecuencias del analizar?

Felizmente, dejar de lado las consecuencias del analizar no es tan difícil. Solo necesitamos centrarnos en escuchar y recibir la vida tal como viene. Con gran sinceridad. Sin agregar o quitar nada a lo que escuchamos o percibimos a través de los sentidos. ¿Por qué? Porque apenas agreguemos o quitemos desde el intelecto a lo que percibimos por ellos, saldremos del tiempo del corazón, el presente, donde ocurre la percepción. Así perderemos la sintonía con el ahora y no experimentaremos felicidad.

¿Qué podemos aprender de observar una puesta de sol?

Podemos entender cómo sintonizar la mente para recibir la felicidad en nuestra vida. Porque cuando dejamos el espacio para observar y recibir con plena atención una puesta de sol, en el momento que sucede,  tal como es, sin agregarle nada, nuestra mente estará tranquila y presente. Se mantendrá en el ahora, siguiendo con plenitud el sol mientras este se va poniendo. En ese estado de sintonía, no agregará o quitará nada al atardecer. Tampoco analizará, ni agregará sus juicios. Solo recibirá el atardecer desde la amplitud de un alma completa.

Con esa actitud mental de plena atención, la mente tendrá todo el espacio para recibir desde el exterior la puesta de sol y desde el interior el flujo de las cualidades del corazón a la vez. De esta manera, tendremos una experiencia de felicidad. Una en que el tiempo se detiene y la mente, libre del análisis, se baña con las imágenes del atardecer y las cualidades del corazón. Un encuentro que nos hará felices, pero no solo por las circunstancias externas, sino porque decidimos observar el atardecer desde el corazón, sin distraernos con las inquietudes del momento. 

¿Qué podemos aprender de esta experiencia?

Que al estar en estado de concentración y recepción plena, la mente no estará analizando. Más bien, demostrará estar atenta, escuchando y recibiendo. Plenamente presente y consciente al milagro de la vida que va desplegándose en el ahora. En estas condiciones experimentaremos la felicidad que fluye en el presente.

Por esto, ¿a qué debemos estar siempre atentos?

A que el altruismo sincero, el que abre el camino a la felicidad, solo puede desplegarse en el presente. Y es este despliegue en el ahora, sin ningún desfase de este, el que nos sintonizará con el flujo de la felicidad.

De hecho, cada vez que estamos con la mente plenamente absortos en alguna tarea, el tiempo se detiene y desde la mente tendremos el espacio y la amplitud para experimentar la paz, felicidad y contentamiento que vienen del corazón. Pero cuando adelantamos o atrasamos la mente, por  nuestro razonamiento intelectual, nos desconectaremos de esta experiencia.

¿Cómo hacer realidad esta vivencia humana innata de la felicidad?

Para convertir estas letras en la realidad hacia la que apuntan, cada uno de nosotros necesitamos probar la veracidad de lo escrito, poniéndolas por obra. Esta acción transformará la letra de este artículo en una experiencia de felicidad real que nadie nos podrá quitar. Romanos 12:2

 

Otros artículos relacionados con la felicidad

 

De   > De reflexiones felices a > Reflexiones de motivación cortas