Valorar nuestras bendiciones, ¿por qué hacerlo ahora?

¿Por qué valorar nuestras bendiciones presentes?

La importancia de valorar nuestras bendiciones 300x262 - Valorar nuestras bendiciones, ¿por qué hacerlo ahora?
Si valorar nuestras bendiciones presentes estaremos felices ahora y en el futuro

Idea central: Es muy importante valorar nuestras bendiciones. Las que recibimos diariamente y las que llevamos siempre con nosotros. 

Pero ¿qué sucederá si no tomamos el tiempo para reconocerlas y valorarlas como tales? Nos acostumbraremos a ellas y empezaremos a verlas como algo común y corriente. Sin embargo habrá una consecuencia peor.

 

¿Cuál será la peor consecuencia?

Que perderemos el beneficio último que las bendiciones pudieran tener en nuestra felicidad y contentamiento. 

¿Cuál es el beneficio último de valorar nuestras bendiciones?

Es la posibilidad de experimentar lo mejor que hay en nosotros. Las cualidades y emociones innatas que siempre llevamos dentro, pero que no siempre disfrutamos.

Porque cuando dejemos un espacio para valorarlas y apreciarlas, experimentaremos el fluir de estas cualidades humanas. Así viviremos desde un contentamiento y felicidad genuino que nace de la unidad del alma.

Pero cuando no dejamos este espacio, estas seguirán de largo y no sacaremos a flote la bendición de las bendiciones. ¿Cuál?

La de mirar la vida y las bendiciones desde un estado de agradecimiento profundo. Una condición que protegerá y estabilizará nuestras facultades mentales con paz. 

¿Qué es necesario para recibir el fin último de las bendiciones?

  • Es necesario dejar un espacio de tiempo durante el día y en el corazón para este propósito. 
  • Durante ese tiempo hagamos todo lo posible para despertar nuestro corazón al valor irrepetible que nos concede el tiempo presente para valorarlas, 

¿Cómo podemos despertar el corazón?

  • Detengamos por un momento la mente y abramos nuestro corazón.
  • Miremos y escuchemos con atención lo bello, lo hermoso, lo sencillo y lo simple.
  • Maravillémosnos por ello. Porque este ejercicio del alma irá despabilando el corazón y gradualmente empezará a despertar. 
  • Porque si hoy lo despertamos a las maravillas que nos rodean, estaremos fortaleciéndonos y preparándonos para recibir y valorar las que vendrán mañana.  

¿Qué sucederá si descuidamos este ejercicio?

  • Si tomamos a la ligera esta acción del alma, nuestro corazón se mantendrá insensible y ya no será capaz de valorar las bendiciones, sin importar lo grande que sean.
  • Lo peor de todo, es que habremos perdido la oportunidad para vivir desde la genuinidad humana. Una condición que siempre viene acompañada de felicidad y tranquilidad de ánimo.

 

De   > Valorar las bendiciones   > a Reflexiones para la vida