El pensar habitual . . . ¿qué es y que rasgos lo identifican?

El pensar habitual, lo qué es y los rasgos que lo identifican

Lo que es pensar habitual 150x142 - El pensar habitual . . . ¿qué es y que rasgos lo identifican?
Lo que es el pensar habitual

¿Que es el pensar habitual?

El pensar habitual es uno que usamos habitualmente. Que está marcado por un apego estrecho e incondicional a nuestros pensamientos.

Este apego nace del hábito de usar el intelecto con el propósito de entender, sin incluir las cualidades emocionales innatas. Es una forma de pensar incompleta, con la que tratamos de dilucidar las situaciones de la vida.

Lamentablemente tiene como base regular nuestro propio razonar mental. Uno que por incluir solo el intelecto, deja de lado las cualidades humanas moderadoras con las que estamos dotados en el corazón. Proverbios 3:5b

 

¿Qué rasgos identifican el pensar habitual y porqué es bueno conocerlos?

Son varios los rasgos que caracterizan al pensar habitual. Por esto será de beneficio identificarlos y reconocerlos. Porque son las raíces que alimentan todos los sinsabores humanos. 

Cuando comprendamos sus peculiaridades y consecuencias, será más sencillo dejar de lado estas y volver a un pensar natural o innato. Desde este tendremos un experiencia muy diferente. Una que nos dará una perspectiva renovada de la vida.

Veamos entonces cuales son dos de sus falencias principales y como conducen a los conflictos que experimentamos cada día.

  1. La primera, se refiere a la característica auto-centrada del pensar habitual
  2. La segunda, trata de la falta de plenitud de esta forma de pensar 

 

1. El pensar habitual es un pensar auto-centrado que nos desune

El pensar habitual es autocentrado 150x142 - El pensar habitual . . . ¿qué es y que rasgos lo identifican?
El razonar usual es auto centrado

Cuando seguimos la práctica habitual de razonar desde el intelecto, dejaremos de colaborar con el resto de nuestra humanidad. Esta acción es la raíz de todas nuestras debilidades. ¿Por qué?

Porque razonar solo desde el intelecto, es un acto auto-centrado, que nos llevará a seguir nuestros propios razonamientos. Lo que nos alejará de nuestra humanidad y de los recursos que la acompañan.

Así, al quedar separados de nuestra esencia, perderemos la unidad interna y externa. Por esta razón, si no estamos unidos en nuestro propio centro, ¿cómo nos uniremos y amaremos a los que están más allá de nosotros? Será imposible. Esta es la razón básica por lo que con frecuencia experimentaremos desencuentros con los demás. 

¿Que aprendemos de este rasgo central del pensar habitual?

Que los conflictos y la falta de comunicación externas que experimentamos, son solo un reflejo de nuestra forma habitual de pensar interna. Una que en esos momentos está dominada por el hábito de estar auto-centrados.

¿A qué equivale estar auto-centrados?

El pensar habitual y el circuito corto 150x95 - El pensar habitual . . . ¿qué es y que rasgos lo identifican?
El pensamiento usual y el circuito corto y auto-centrado

Equivale a estar en corto circuito mental. ¿Por qué?  Porque en el pensar habitual, sin darnos cuenta, estamos excluyendo las cualidades amortiguadoras que nacen del alma. Así empezamos a razonar desde nuestro intelecto auto-centrado y desprotegido. En ese estado, los fusibles mentales saltarán, dando chispazos emocionales de gran energía y quedaremos a oscuras.

¿Qué podemos hacer cuando saltan los fusibles de la casa?

No asustarnos, solo reconocer la situación. Sin exagerarla. Ir al tablero y mover el interruptor para restablecer la corriente. Inmediatamente volverá la luz y podremos seguir con los quehaceres. Así cuando saltan los fusibles mentales en cualquier relación humana, es porque hubo una descarga excesiva e inapropiada de energía mental. Lo que nos deja momentáneamente a oscuras y con la comunicación cortada. 

¿Qué prueban estos cortocircuitos mentales?

Prueban que todos, debido a vivir en este pensar habitual, tenemos la tendencia a experimentar cortocircuitos mentales. 

¿Cuál será siempre la solución más rápida y efectiva?

Así, más que seguir criticando, culpando a los demás o enfrascarnos en discusiones maratónicas, resultará mucho más práctico prestar atención a nosotros mismos. Reconociendo que nos dejamos llevar por una forma de pensar egoísta. Ese reconocimiento sincero obrará milagros. Logrará restablecer el equilibrio emocional. Desbloquearemos el cortocircuito y restableceremos el flujo de cualidades como el perdón, la paciencia. Estas nos darán luz y unidad nuevamente. 

 

2. El pensar habitual es uno incompleto, que no usa la lubricación emocional necesaria

El pensar habitual es incompleto 150x142 - El pensar habitual . . . ¿qué es y que rasgos lo identifican?
El razonar que usamos habitualmente es incompleto

Debido a que este pensar es producto del razonar intelectual habitual, con frecuencia excluye una buena parte de las cualidades humanas profundas. Aquellas que están encargadas de darle el equilibrio y sentido común necesario para una convivencia plena y pacífica.

De manera que usar nuestra humanidad didivida o incompleta es una desventaja, como lo explica este artículo.

Es como usar un auto sin el aceite necesario

No incluir estas cualidades en nuestro pensar es un error básico. Pero muy frecuente. Es como conducir un auto sin aceite. Este se recalentará por no disponer de esta lubricación continua.

Felizmente, cuando los sensores del auto perciben su falta, se prenderán las respectivas luces del tablero, avisando del peligro. De esta manera, un conductor perspicaz, detendrá el motor y agregará el aceite faltante y podrá continuar su viaje con un motor aceitado.

Así mismo, nuestra mente necesita continuamente las cualidades lubricantes del corazón figurado. Sin estas, las emociones negativas, cuál luces de tablero, nos avisarán del peligro. Mostrándonos que estamos deficientes y que necesitamos detener nuestro análisis mental, para incluir el aceite emocional faltante.

¿Qué aspecto positivo tienen las emociones negativas?

Afortunadamente, al igual que las luces del tablero, las emociones negativas, nos dirán con certeza que estamos faltos de lubricación emocional. De esta manera, un ser humano perspicaz sabrá interpretar y reconocer este aviso emocional y se detendrá. Soltará la forma de pensar habitual que está bloqueando las emociones positivas. De esta manera podrá retomar su camino con sentimientos que mantendrán su mente y pensar funcionando con suavidad y sin estresarse.

 

¿Qué rasgos del pensar habitual hemos bosquejado hasta aquí?

Hasta aquí hemos bosquejado dos facetas del pensar habitual. Primero, que es auto-centrado, porque no colaboramos altruistamente con nuestra humanidad.  Segundo, que es incompleto porque no acostumbramos incluir las emociones lubricantes en él. Como resultado, la mente queda aislada y desconectada de la guía que proviene de su plenitud.

¿Qué efectos producen estos rasgos?

Este falta de lubricación y aislamiento egoísta da vida a un sinnúmero de distorsiones mentales. Algunas las experimentaremos desde nuestra percepción. Otras por la manera que usamos los pensamientos. Sin embargo, al entender como funcionan, quedarán al descubierto. Esto será de gran ayuda para dejarlas gradualmente de lado y experimentar una mejoría en nuestro pensar. Con esto en mira, examinemos brevemente tres de las distorsiones que más nos afectan.

  1. Nos identificamos en demasía con los pensamientos
  2. Vivimos desde una identidad ficticia
  3. Dejaremos de ver la realidad con objetividad

 

1. Llegamos a sobre-identificarnos con los pensamientos

El pensar habitual nos apegará a los pensamientos 150x142 - El pensar habitual . . . ¿qué es y que rasgos lo identifican?
El pensar habitual nos apegará a los pensamientos

Al no incluir el patrón moderador y altruista de las cualidades intrínsecas, llegamos a sobre-identificarnos con nuestros razonamientos, creencias e ideas intelectuales.

Esta dependencia incondicional a lo que pensamos y creemos, nos hará sufrir no solo a nosotros, sino a los que nos rodean.

Porque al «seguir» nuestros pensamientos, esperaremos que el mundo se ajuste a lo que creemos. Así, cuando cualquier situación o persona no cumpla lo que esperamos, nos desanimaremos, irritaremos o enojaremos.

Este rasgo del pensar habitual nos dejará dependientes y sensibles a lo que hagan o no los demás. Se nos hará difícil ajustarnos a las circunstancias de la vida porque en esta condición, no estamos preparados para ella.

 

2. Viviremos desde una identidad falsa

El pensar habitual antepondrá una personalidad ficticia 150x142 - El pensar habitual . . . ¿qué es y que rasgos lo identifican?
El pensar usual antepondrá una personalidad ficticia

Además, cuando adelantamos la mente, desde el pensar habitual, nos desconectaremos de nuestra identidad genuina. Una que es producto de las cualidades que están alojadas en el corazón figurado.

Sin esta influencia altruista, la mente desconectada, se transformará en lo que suele llamarse «el ego«. Un estado intelectual auto-centrado y aislado de su esencia generosa. Desde esta posición solitaria, elaborará una imagen o representación de lo que llegamos a creer que somos.

El resultado es una identidad o apariencia sobrepuesta, ficticia y frágil. Que oculta el verdadero potencial que está en nuestro interior, como lo describe este artículo.

Así hemos llegado a vivir desde una imagen mental repleta de temores, inseguridades y anhelos. Una que se siente siempre incompleta. Porque, de hecho lo está. Pero que erróneamente espera completarse un poco más allá. En algún objeto, acción o situación futura que nunca encuentra.

Jamás se le ha ocurrido buscar su identidad perdida en lo más profundo de su humanidad. Donde ciertamente podrá encontrarla, porque siempre ha estado ahí. Solo necesita volver a su posición innata, de humildad, junto a las demás cualidades humanas.

 

3. Dejaremos de percibir la realidad tal como es

El pensar habitual afectará nuestra percepción 150x142 - El pensar habitual . . . ¿qué es y que rasgos lo identifican?
El pensar habitual afectará nuestra percepción

Cuando nuestros pensamientos adquieren una importancia desmedida, los creeremos con firmeza. Pero no solo eso. Los antepondremos como filtros mentales.

¿En que resultará este anteponer del pensar habitual?

En que ya no miraremos la vida y a las personas con el ojo sencillo del corazón. Las creencias antepuestas distorsionarán nuestra percepción. Porque al mirar desde nuestras ideas ya no veremos a las personas o situaciones como son, sino que como llegamos a creer que son.

Y si esas creencias son negativas, la relación con los demás se deteriorará. Como resultado de este estado de distorsión tomaremos malas decisiones, sacaremos conclusiones equivocadas, nos enemistaremos de los demás, etc.

 

¿Para qué nos servirá saber todo esto?

El pensar porque visibilizarlo 150x142 - El pensar habitual . . . ¿qué es y que rasgos lo identifican?
Por qué visibilizar nuestras distorsiones

Para hacer visible lo que para la mayoría es invisible: ¡nuestras distorsiones intelectuales! De esta manera será mucho más fácil identificarlas y reconocerlas en nuestro pensar. No para justificar, cambiar o criticar estas experiencias en nosotros o en los demás. Más bien para mirarlas como una ayuda que explicará las razones de nuestros conflictos e inseguridades.

Porque cada vez que arrojemos luz sobre estos procesos invisibles, veremos la salida con mayor claridad.  También podremos, entender, perdonar y ejercer paciencia con los que nos rodean.  

Así, este pensar habitual siempre se dará a conocer y lo notaremos por sus efectos negativos. Pero sin conocer las razones, muchos complicarán más los síntomas. Pero cuando las reconozcamos, nuestras reacciones e interpretaciones serán diferentes. Veremos las raíces de las distorsiones y podremos remediarlas a ese nivel. Esto será mucho más efectivo para nuestra paz y salud mental.

 

¿Qué acciones no resolverán las vivencias negativas del pensar habitual?

Lo que no resolverá nada será luchar o rebelarnos contra estas características. Porque estaremos atacando los síntomas y no las raíces. Sentirnos mal tampoco solucionará los problemas. Sin emabrgo, lo único que necesitamos es reconocerlas o aceptarlas con honestidad. Sin explicaciones. Todo lo demás será fútil, agotador y de corto alcance. No nos traerá alivio.

¿Qué sí nos ayudará a resolverlas?

Sin embargo cuando las identificamos objetivamente, sin enjuiciarlas o excusarnos, veremos resultados positivos. Aprenderemos que hemos estado mirando desde el pensar habitual. Que estamos dependiendo demasiado de nuestros propios pensamientos.

Entender esto con profundidad nos permitirá soltar nuestro pensar. Así dejaremos espacio para que aflore el pensar innato. [Que publicaremos la próxima semana] Uno que tiene todos los elementos y cualidades necesarias para que nuestra mente reciba calibración y lubricación emocional.

Bajo esta influencia, experimentaremos en forma natural, una condición de paz y contentamiento.

 

Otros temas relacionados con el pensar habitual

 

de   > Lo que es pensar con habitualidad a > Reflexiones respecto al pensar